Rodolfo Bernal



sábado, 30 de marzo de 2013

Comentarios sobre la situación actual entre Corea del Norte y Estados Unidos

Cuando Estados Unidos iniciaba la invasión a Irak, país que ni siquiera tenía armada, Sadam Husein auguraba que daría la "madre de todas las batallas". Cuando hace algunos años Israel bombardeaba a unos de sus vecinos a los que a la fuerza arrebató territorio, su líder decía a sus compatriotas que la guerra iba muy bien, que iban ganando. No puedo evitar recordar estos y otros hechos históricos ante el actual conflicto entre las Coreas y Estados Unidos como aliado de Corea del Sur. Aunque eso de “aliado” significa en este caso que Corea del Sur está bajo la dirección y tutela de Estados Unidos. El punto es que las remembranzas anteriores son muestra de las actitudes tan diferentes que se toman en oriente y occidente ante las mismas situaciones. ¿Será que las amenazas de Corea del Norte de atacar territorio Estadounidense serán declaraciones que tienen el mismo sustento en la realidad práctica que las palabras de Sadam Husein hace algunos años? El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un,  ha amenazado también con que "esta guerra no durará ni tres días, sino que será una guerra relámpago". Si nos vamos a lo que se conoce de forma hasta cierto punto objetiva, estaríamos hablando de una guerra entre dos potencias completamente desproporcionada, ya que la capacidad militar de Estados Unidos sobrepasa demasiado a la de Corea del Norte. Se habla de una confrontación que podría alcanzar un conflicto que podría involucrar el uso de armas nucleares. Según información de “The Huffington Post”, en septiembre de 2012 Corea del Norte contaba con 10 armas nucleares, mientras que Estados Unidos tenía 8,500. Esta cantidad de armas nucleares de Estados Unidos solo la supera Rusia (figura 1). Así, estos números dejan ver la clara diferencia de capacidades de destrucción masiva de ambos países. 
Figura 1. Países con armas nucleares, y el número de las mismas con que cuentan (hasta septiembre de 2012), según información de “The Hiffington Post”. Liga a la nota: http://www.huffingtonpost.com/howard-steven-friedman/countries-with-nuclear-weapons_b_1189632.html

De darse la guerra, será una guerra que tendrá una característica que a través de la historia de los Estados Unidos se ha presentado en sus guerras: ataques a países que evidentemente tienen una capacidad militar muy por debajo del país Americano. De darse la guerra, podría deberse a que Estados Unidos no quiere permitir que un país que no está subordinado siga creciendo en su capacidad de defensa militar, y al que no ha podido someter ni haciendo uso de los organismos a los que controla, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El ataque contra Corea del Norte parece tener entre sus propósitos destruir una amenaza potencial para los intereses de Estados Unidos en Asia - Pacífico, pero más importante, enviar un mensaje a otros gobiernos no subordinados a Estados Unidos, que pueden considerar necesario de enviar ante la frágil situación financiera que atraviesa el país Americano, y ante el desmarque que están tomando cada vez más países de cuyos recursos ya no puede disponer como en años anteriores. Por ejemplo, el bloque de países que en América del Sur ya no responden a intereses norteamericanos, y que incluso han decidido dar pasos para dejar de usar el dólar como moneda de intercambio. Hace unos días, el grupo BRICS (conformado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), también tuvo un encuentro en el que se avanzó en esta dirección. Otra evidencia de Estados Unidos sigue perdiendo terreno como primera potencia mundial, es el retiro de bancos estadounidenses, que han hecho de sus reservas de oro algunos países. Washington, célebre por querer imponer un orden mundial favorable a sus intereses, ha perdido la hegemonía que parecía haber asegurado tras la caída del bloque comunista comandado por la Unión Soviética, y podría estar iniciando una nueva agresión como un intento de ocultar su debilidad económica bajo la máscara de su capacidad militar, Sin embargo, hay más en juego, y tiene que ver con que a Estados Unidos se le podría dificultar tener que hacerse cargo de un frente de batalla más, ya que al entrar a tierra, se le han dificultado las etapas de resistencia. La guerra de Corea le resultó costosa, lo mismo la de Vietnam, la de Nicaragüa, y podría resultarle cara la de las Coreas. El panorama se complica aún más ante la perspectiva de que Corea del Norte pudiera efectivamente atacar territorio continental de Estados Unidos, ya que sobre la moral de los ciudadanos estadounidenses pesa más una baja civil que para Corea del Norte, cuyo pueblo tiene la capacidad de soportar más adversidades. Para entender esto hay que remitirse un poco a la historia del siglo XXI, en que Japón invadió Corea y los mantuvo como colonia esclavizada 35 años. Los hombres eran esclavos y las mujeres se exportaban a Japón como esclavas sexuales. Japón trató de acabar con las raíces de Corea, al grado de que estaba prohibido hablar o escribir en coreano. En 1932 Kim Il Sung inició la resistencia antijaponesa en guerra de guerrillas, que culminó en 1945 con el triunfo sobre el imperialismo Japonés. En 1948, aprovechando que había diferencias entre el sur y el norte para elegir líder, Estados Unidos, por orden del Presidente Truman, invadió la parte sur, dando origen a las dos Coreas. Es decir, el origen de la división de Corea en dos países se debe al intervencionismo de Estados Unidos y de la ONU, que no quisieron respetar el derecho de los coreanos a la autodeterminación de su forma de gobierno. Desde entonces Corea del Sur se subordinó a Estados Unidos y Corea del Norte, cuyo primer líder fue Kim Il Sung ha sufrido sanciones por parte de las organizaciones internacionales dominadas por Estados Unidos y sus aliados, que se recrudecieron con la caída de la Unión Soviética. El no someterse a Estados Unidos ha hecho que los medios pro-Estados Unidos satanicen al gobierno de Corea del Norte, así como ha pasado y pasa contra cualquier gobierno que vea más por los intereses nacionales que los de nuestro vecino del norte (en nuestro continente, está el ejemplo de Hugo Chávez). Los hechos vendrán inexorablemente. Y seguirán las guerras mientras sigan existiendo los soldados, seres que se creen la charlatanería de los políticos que los mandan a asesinar y arriesgar sus vidas, mientras ellos ven desde lejos el fuego. Para no extenderme más, los dejo con la siguiente cita de Benito Juárez, “tanto entre los individuos como entre las naciones...el respeto al derecho ajeno es la paz”, palabras que no reflejan para nada la política exterior de Estados Unidos. Para quienes son presa fácil de los medios que pretenden ver la situación en blanco o negro, las siguientes reflexiones: es Estados Unidos quien tiene submarinos, aviones, soldados, portaaviones alrededor de Corea del Norte, no Corea del Norte alrededor de Estados Unidos. Fue Estados Unidos quien fue a imponer una forma de gobierno en Corea, no Corea en Estados Unidos. Estados Unidos promueve sanciones contra Corea del Norte por desarrollar armas nucleares, siendo que Estados Unidos tiene muchas más armas nucleares que Corea y no acepta que lo frenen. Y hay mucho más que se pudiera decir. Cierro recordando que Estados Unidos nació de la lucha contra el imperialismo, el colonialismo inglés, por lo que hoy día es parte de aquello que combatió en su origen.

Artículo que podría resultar de interés: http://goo.gl/D3GkL

Documental de interés: “El enigma de Corea del Norte”, de RT, en http://goo.gl/bgUwB

No hay comentarios: