Rodolfo Bernal



sábado, 18 de octubre de 2008

Universidad de Sonora, campo fértil para ladrones. Y la vigilancia, muy bien, gracias

Uno de los hecho bien conocidos en la Universidad de Sonora (UNISON), es el robo de carros dentro del campus. Varias personas conocidas han sido víctimas tanto del robo de su vehículo, como de accesorios, como estéreos, en los estacionamientos del Alma Máter. Más de uno afirma que estos robos suceden en complicidad con el cuerpo de vigilancia y, peor aún, otros afirman que son miembros del cuerpo de vigilancia los encargados de ejecutar estos delitos. Los problemas de delincuencia de la UNISON no se detienen aquí, ya que tampoco es nada raro enterarse de que, -incluso a plena luz del día-, a algún compañero le han robado su computadora portátil, o incluso que ha sido extraído equipo de cómputo de algún laboratorio de investigación. Insto, por cierto, a una reflexión, si es que tienen esta capacidad los delincuentes responsables: están robando a todos los sonorenses, están robando a los mexicanos, ya que están robando infraestructura que proviene de recursos estatales y / o federales. En el otro lado, o tal vez sería más conveniente decir, en la siguiente fase, se puede encontrar en el campus a personas ofreciendo equipo o accesorios de cómputo “barato”. Los autos, deben de venderlos afuera, a veces en partes. Aquí entra la honestidad de cada quien, si por ahorrarse unos pesos se hace cómplice, fomentando la delicuencia. Como en el caso de las drogas, si no existiera un mercado que compra, desaparecería la razón del proveedor. Dando un giro a estos comentarios, se tiene la percepción de que la UNISON tiene, al menos en número, suficientes vigilantes para que no ocurrieran los delitos mencionados arriba. Uno sale y fácilmente encuentra a la vista personal de vigilancia, o al menos eso supone uno que son, o ¿qué vigilan? Aquí es pertinente un llamado enérgico de parte de la comunidad universitaria no solo a las autoridades universitarias, sino también al sindicato STEUS para que de una vez por todas se llegue al fondo de este asunto y que se detenga la delincuencia dentro de la UNISON. No es posible, que dentro de una Institución de la que sus miembros deberían de ser modelo para la sociedad, sea nido de ladrones, sean o no universitarios los responsables. A los responsables del cuerpo de vigilancia un exhorto a que cumplan con su trabajo, y no solamente se preocupen de exigir mejoras de condiciones de vida en las revisiones de contrato colectivo. Si la sociedad sonorense no tiene la percepción de que los universitarios estamos cumpliendo con nuestro trabajo, tampoco nos apoyarán en nuestras demandas por mejores salarios y condiciones de trabajo. Sobre todo en estos tiempos difíciles en donde la economía de muchos estará muy dañada.

2 comentarios:

Rafaela dijo...

Los propios vigilantes???

Blanca dijo...

¡Enhorabuena! Me ha gustado mucho tu artículo.