Rodolfo Bernal



lunes, 12 de julio de 2010

Las pruebas del fraude con manzanas

Víctor Hernández

Uno de los mensajes que los panistas que visitan SDP repiten como pericos en los comentarios de este sitio es "nunca pudieron probar el fraude" (electoral de 2006, es decir).
El fraude electoral que perpetró Felipe Calderón en las elecciones presidenciales 2006 fue perfectamente documentado y demostrado. Pero como al parecer los panistas en cuestión quieren enterarse de lo que la tele no les dice, pues van entonces, nuevamente, algunas de las múltiples pruebas del fraude electoral de 2006:
1. En el 60% de las casillas electorales las actas con los resultados tienen errores evidentes. Es decir; el total de la suma de los votos para cada partido, más los votos nulos, no suman el total de las boletas entregadas originalmente para esas casillas. A pesar de esto, tanto el PAN como el IFE se negaron a abrir los paquetes electorales de las casillas con errores evidentes para su recuento.
2. De las casillas con errores, la mayoría tenía más votos que votantes. Es decir, se encontraron en las urnas más votos que la cantidad de electores que acudieron a votar. Obviamente un voto no puede aparecer de la nada, por lo cual existe un fraude. Muchas de estas casillas fueron aceptadas por el TRIFE como válidas. Es decir, se permitió que votos fantasmas, que nadie ha explicado de donde salieron, fueran parte del resultado final de la elección.
3. El TRIFE permitió que se recontara menos del 10% de las casillas del país. En estas casillas recontadas se encontraron votos para AMLO en los sobres de votos nulos--es decir: deliberadamente se escondieron votos para AMLO para reducir el número total de votos que tuvo. Se encontraron también paquetes electorales abiertos y sobres de boletas violados. Eso es ilegal y causa de nulidad. Además se encontraron boletas sin dobleces a favor de Felipe Calderón. Es decir, boletas que fueron intriducidas al paquete electoral de manera ilegal sin que nadie las hubiera depositado en la urna.
4. Del recuento de menos del 10% que permitió el TRIFE, la mayoría de las casillas se tenían que anular por tener votos de más o votos de menos (más boletas que electores que acudieron a votar o menos boletas que electores que acudieron a votar). Esto es causal de nulidad para una casilla puesto que se viola el principio de certeza que por ley debe de haber en una elección. A pesar de esto, el TRIFE, como dijimos, permitió que casillas en donde aparecen votos que nadie sabe de donde salieron, se dieran como válidas.
Para ilustrar este último punto con manzanas: a 10 personas les entregan una manzana a cada una y les piden que las pongan en una caja. Todo el mundo pone sus manzanas en la caja. Se abre la caja y al contar cuantas manzanas hay resulta que no hay 10, sino 12 manzanas. ¿De dónde salieron las 2 manzanas extra? Lo mismo pasó con los votos: fueron a votar 100 personas, pero en la urna aparecen 102. ¿Cómo se sabe cuantas de estas boletas son válidas y cuantas no? ¿Cómo se sabe si realmente sólo 2 de estas boletas son falsas o si alguien cambió más boletas? ¿Cuales 2 de las 102 encontradas son las que se deben eleminar? Al no existir una certeza sobre esa casilla, por lo tanto, esta es fraudulenta.
5. El PREP arrojó resultados distintos a los resultados de las casillas. En muchos casos--y que por cierto se documentaron en El Sendero del Peje con imágenes de las sábanas electorales--el PREP le restaba hasta 100 votos a AMLO o lo aumentaba votos a Calderón de manera artificial. Recordemos: el PREP del IFE lo hizo la empresa del cuñado de Calderón, Hildebrando. Mismo nombre que se vio involucrado en el uso ilegal del padrón electoral mediante la página de la campaña de Felipe Calderón.
6. Intervino de manera ilegal el gobierno federal a favor de uno de los candidatos. Esto hasta el TRIFE lo reconoció.
7. Se abrieron paquetes electorales y se violaron sellos de las bodegas con los paquetes electorales de manera ilegal. Esto hasta se filmó.
8. Por último, el propio Germán Martínez reconoció que había sufientes errores en todas las casillas electorales del país como para cambiar el resultado de la elección. Aquí el video donde lo reconoce:

Ahora bien ¿de qué nos sirve saber todo esto? Pues para aprender a vigilar las casillas en las próximas elecciones. Sólo la vigilancia ciudadana (no de los representantes de los partidos) podrá parar otro fraude.
PD: Comentaba Yuriria Rodríguez el viernes pasado que en el documental sobre Evo Morales se muestra como se capacitó a los indígenas de Bolivia para que viligaran el voto. Esta preparación se hizo mediante simulacros para que el día de las elecciones no hubiera posibilidad de que les dieran un madruguete. Eso es exactamente lo que tienen que hacer los partidos políticos de izquierda en México y los ciudadanos independientes sin partido.

UPDATE:

Para los que no se acuerdan, vean este video en el que el magistrado presidente del TRIFE admite que, en efecto, hay más votos que votantes:

Razón por la cual el que haya habido o no representantes de casilla de los partidos es irrelevante. Lo irrefutable es que alguien metió votos fantasmas a las casillas. Eso es fraude.

UPDATE 2:

Noté que un panista se quiso colgar de una falacia para tratar de demostrar que hubo "errores" y no hubo fraude. Su argumento es que, según él, un tal Pliego Carrasco "demostró" que estadisticamente Calderón y AMLO tenían una distribución similar de casillas con errores evidentes. Y que por lo tanto lo que hubo fue errores humanos en el llenado de las actas y no una manipulación.

Sólo que esto, com dije una falacia (es falso, pues), porque el panista en cuestión asume que el que haya actas con errores evidentes para ambos candidatos valida el resultado. De nuevo: falso. El COFIPE establece claramente que un paquete electoral con errores evidentes se debe abrir y recontar para que se puedan corregir los errores. El impedir de manera deliberada que se evite que incluyan resultados con errores en el conteo final de los votos es fraude, puesto que existe una intención de manipular los números para que no se conozca el resultado real. Y eso es fraude.

En otras palabras, su argumento es "admitimos que se violó la ley y que hubo casillas con más votos que votantes y que además nos negamos a recontar las casillas con errores ¡pero no hubo manipulación ni fraude!"

Falta que nos expliquen los panistas por qué había boletas sin dobleces y de donde salieron los votos "extras" en las casillas con más votos que votantes.

UPDATE 3:

Van los números de los errores en las actas:

De la votación total, en 5,652 casillas las actas dicen que hay más votos que boletas depositadas.

En 1,087 casillas las actas dicen que hay menos votos que boletas depositadas.

En 22,932 casillas las actas dicen hay más boletas que las que se recibieron para esa casilla. (Ejemplo: a una casilla le dieron 700 boletas, pero las boletas depositadas más las que sobraron suman 720, por ejemplo)

En 33,575 casillas, según sus actas, hay menos boletas que las boletas que les entregaron a la casilla. (Se entregaron 700 y la suma de boletas depositadas más boletas sobrantes es igual a 680, por ejemplo).

Esto es una joya: en 1,493 casillas hay más votos que la cantidad de gente que en la lista nominal +10 (para los funcionarios de casilla). Esto no puede ser porque a cada casilla le entregan el número exacto de boletas correspondiente al padrón de esa casilla más 10 boletas para los funcionarios de casilla.

Otra joya: 7,247 de las casillas tiene, según las actas, MENOS boletas que la cantidad de gente en el padrón electoral más las 10 boletas para los funcionarios de casilla.

Y 211 casillas más, según las actas, tiene menos boletas depositadas, más sobrantes, que la lista nominal +10.

Esto nos da un total de 71,986 casillas con actas que tienen errores evidentes. Esta cantidad es casi el 56% de las casillas.

A pesar de esto--y que por cierto el IFE y el TRIFE lo sabían--solamente se permitió un recuento en poco más de 11 mil casillas.

El haber hecho esto como un acto deliberado se llama FRAUDE.

Por cierto: todos estos datos se pueden corroborar viendo las actas. Todas las actas con errores evidentes están disponibles en la siguiente dirección:

http://www.amlo.org.mx/actas/analisis.php

Las actas se pueden cotejar con las actas que aparecen en la página del IFE.

Razón por la cual le sugiero a los panistas que primero vean las actas y después aleguen.

UPDATE 4:

Otro dato que al parecer los panistas desconocen: las irregularidades que se encontraron en los recuentos:

En 3,873 de las casillas del recuento, es decir, en el 33 por ciento, hay más boletas de las que legalmente debería haber.

En 3,659 casillas, es decir en el 31 por ciento, hay menos boletas de las que legalmente debería haber.

Esto nos da un total de 7 mil 532 casillas (es decir, el 65%) que legalmente se deberían anular, lo cual representa 1,119,744 votos que por ley se debieron haber anulados.

Pero resulta que el TRIFE solamente anuló ¡23,7736 votos!

¿Por qué debió el TRIFE haber anulado 1,119,744 votos? Pues porque se trata de votos de casillas en las que no era posible saber cuantos votos realmente--y para quien--fueron introducidos o extraídos ilegalmente. Literalmente, el Tribunal no puede contar votos robados, ni identificar los votos introducidos en la urna ilegalmente, de aquellos que genuinamente depositaron los ciudadanos. El no anular todos los votos de las casillas con más votos o menos votos de los que legalmente debería haber, el TRIFE de manera deliberada viola la ley y se convierte en cómplice de un fraude.

De haberse anulado todos esos votos, Calderón hubiera perdido casi 800 mil votos. Más que suficiente para revertir el resultado oficial de la elección.

De nuevo: no me lo crean a mi. Vean las actas y los resultados del recuento. Los números no mienten.

No hay comentarios: