Rodolfo Bernal



lunes, 8 de junio de 2015

Elecciones 2015 en México

Ayer se llevaron a cabo elecciones en México bajo un ambiente completamente irregular, inaceptable para cualquier sociedad que se precie de democrática. Pero México no es una sociedad democrática y por eso ya se esperaba el ambiente que se vivió. En diversos puntos del Estado de México se reportan balaceras, muchos conflicto en Oaxaca u en Guerrero, en este último incluso se habló en algún momento de anular las elecciones al menos en Tixtla. En Oaxaca con miles de militares al acecho, ya se reporta el levantamiento de personas (secuestro). Todo eso además del acarreo de votos a todo lo que da por parte principalmente de los dos partidos con más peso. En diferentes puntos de la República los ciudadanos se refieren a estas elecciones como las más sucias que recuerden. Por mi parte, en estas elecciones por primera vez tomé la decisión de no ir a votar. Hay muchos argumentos para no votar. En particular: 1) no creo que sean elecciones limpias. 2) Ningún candidato me convence. 3) No creo que haga alguna diferencia el que gane uno u otro de los candidatos. Y estos tres puntos los puedo aplicar tanto a la elección para diputados, para alcalde y para gobernador. 
LAS ELECCIONES MEXICANAS NO SON ELECCIONES LIMPIAS.
Extendiendo un poco más estos tres puntos, en el primero de ellos, hay a estas alturas evidencias de sobra de que no tenemos en México elecciones limpias. En diferentes lugares del país se reporta el fraude ya que se han encontrado boletas marcadas en favor principalmente del PRI o del PAN. ¿Cuántas más de éstas boletas existen a lo largo y ancho del país que no fueron detectadas antes de utilizarse? Este hecho ya lógicamente es suficiente para concluir que las elecciones no son elecciones limpias. Falta por ver qué irregularidades más se llevan a cabo por el INE electronicamente. El acarreo de votantes a cambio de una cantidad de dinero es otro factor que marca estas elecciones como elecciones no libres, ya que se aprovecha la pobreza de una gran parte de la población para comprar por necesidad o ignorancia sus votos. Violando la ley, en algunas casillas se ofrece a los votantes alimentos y/o bebidas "cortesía" de algún candidato. No se puede hablar de un proceso democrático cuando los votantes no ejercen su voto en total libertad y con plena consciencia.
NINGÚN CANDIDATO CONVENCE.
No voté porque no me considero representado por ninguno de los candidatos, y porque ninguno se mostró como un potencial líder que llevara a mejorar las condiciones en que se encuentran la ciudad, el estado y el país en que vivo. Los dos partidos con mayor votación son representantes de los intereses de los grupos económicos que están decidiendo la dirección que toma la vida nacional, no representan en forma alguna a los intereses de la mayoría de los ciudadanos, ni están buscando su bienestar (de los ciudadanos). Están mayormente interesados en preservar los privilegios de los grupos que representan y que los han llevado a ser candidatos por estos partidos. Y en cuanto a los partidos de oposición, ninguno se mostró como una opción  a los dos partidos predominantes en Sonora, demasiado tibios para ser oposición. Acaso el que mejor imagen logró dejar fue Carlos Navarro del PRD, quien seguramente no tuvo más votos por pertenecer al cuestionado PRD.
SONORA,
En Sonora, todo indica que al PAN no le alcanzó para retener la gubernatura pese a que todavía tarde andaban sus operadores en distintas colonias desesperadamente buscando acarrear más votantes. La mala gestión de Guillermo Padrés Elías motivó al voto de castigo contra el PAN, dándole el triunfo al PRI. Irónico ya que hace seis años el PAN desbancó al PRI también con el voto de castigo de los Sonorenses contra el PRI debido a la tragedia de la guardería ABC. Así que tal vez en seis años los sonorenses estén aplicando una vez más el voto de castigo al partido gobernante en turno, creyendo que el otro partido hará las cosas mejor. Como bien dicen algunos, en Sonora la derecha le ganó a la derecha. Como tales representan en el mejor de los casos a diferentes grupos pero no diferentes intereses, que por cierto no son los de mejorar las condiciones de vida de las mayorías sino seguirse beneficiando a nivel de grupos, de amigos, de familiares. Por esto NO HACE DIFERENCIA QUE GANE UNO U OTRO de los dos candidatos que tenía probabilidad de ganar. Lo mismo aplica para los candidatos a gobernador que para los candidatos a presidente municipal.
LA IZQUIERDA en Sonora fracasó una vez más. Sigue sin ser una opción con fuerza, en mucho por los candidatos que presentaron y por una vez más dividirse en pequeños partidos.
A NIVEL NACIONAL, aparte de las incidencias de violencia (incluyendo asesinatos y represión), hay que señalar como un hecho notable el primer triunfo electoral de un candidato independiente (aunque ex-PRIísta): el apodado "Bronco" para gobernador de Nuevo León. Crea un precedente interesante y a ver si no resulta solo un engaño más. Su ideología es más de derecha que de izquierda, con claras tendencias pro-Estados Unidos y al neoliberalismo. Estos son factores por lo que como escribí antes en Facebook, son importantes para que no le intente detener, al no representar aparentemente peligro al actual sistema político mexicano. Sin embargo, el precedente puede abrir las puertas a futuros cambios progresistas si la tendencia de candidatos independientes se masifica en deterioro del partidismo. Lo lamentable, es que no podemos aún decir que México es un país democrático, a pesar de que estas elecciones fueron las más caras de la historia.

No hay comentarios: