Rodolfo Bernal



lunes, 19 de enero de 2009

Dosimetría Termoluminiscente


-->
La exposición de las personas a los diferentes tipos de radiación es cada vez mayor, debido al desarrollo tecnológico que ha permitido desarrollar la tecnología nuclear, de utilidad fundamental para la humanidad. Ejemplo de esto son las modernas plantas nucleares generadoras de energía eléctrica que proliferan en los países desarrollados, y las técnicas de diagnóstico o terapia médica que se basan en el uso de radiaciones, como es el caso de las radiografías de diagnóstico, y la radioterapia para tratar el cáncer.
Las facilidades anteriores creadas por el hombre, generan radiaciones a las que las personas se exponen a veces voluntaria, y a veces involuntariamente. La mayoría de las veces en que se exponen voluntariamente, lo hacen por desconocimiento de la naturaleza de las radiaciones, y de los efectos biológicos de las mismas sobre los organismos. Es de hacer notar que es frecuente que incluso técnicos y médicos que trabajan con fuentes de radiación en medicina desconocen los principios generales de la protección radiológica.
Las exposición de las personas a las radiaciones tiene diferentes efectos, que van desde simples quemaduras (lo que puede llegar a pasar incluso por exposición prolongada a la luz solar), hasta la muerte, por sobreexposición. Las radiaciones no pueden olerse, ni verse, ni sentirse, de manera que se puede estar bajo exposición sin saberlo mientras no se manifiestan los efectos, por lo que es necesario desarrollar métodos confiables para detectarla y medirla para prevenir daños innecesarios.
Algunos materiales que son expuestos a radiación, tienen la propiedad de emitir luz al ser calentados. Este fenómeno, llamado luminiscencia térmicamente estimulada, o termoluminiscencia (abreviado TL), se aprovecha para medir la cantidad de radiación (dosis) a la que ha sido expuesto un material, si la cantidad de luz que emite (emisión termoluminiscente) es proporcional a la cantidad de radiación a la que el material fue expuesto. La dosimetría se refiere a la medición de dosis de radiación, y el fenómeno de luminiscencia térmicamente estimulada es la base de la dosimetría termoluminiscente, que desde que fue propuesta en los 1950s por Farrington Daniels se ha mantenido como la técnica dosimétrica más ampliamente utilizada.
La dosimetría termoluminiscente tiene aplicaciones en diferentes campos, que incluyen la dosimetría ambiental, dosimetría personal, detección de alimentos irradiados, dosimetría clínica, por citar algunos.

Erika G. Salcido Romero, Catalina Cruz Vázquez, y Rodolfo Bernal

2 comentarios:

Claudia dijo...

Muchas Gracias por compartir esta información, me resulto de mucha utilidad para algunas investigaciones que estoy haciendo

Dr. Rodolfo Bernal dijo...

Hola Claudia,

Nos da mucho gusto que el blog pueda ser de utilidad. Gracias por tu comentario.