Rodolfo Bernal



sábado, 9 de agosto de 2008

Juegos Olímpicos y Guerras Olímpicas


En los juegos olímpicos, edición tras edición queda de manifiesto la superioridad deportiva de unas naciones sobre otras. En el medallero, al final siempre quedan los mismos países, a veces con una variación menor de posiciones. En el mundo, se dan las guerras y siempre hay potencias militares que pasando sobre pueblos indefensos, les arrebatan lo más preciado que puedan tener. Así, los Juegos Olímpicos distan mucho de representar lo que debieran.
Cuando se presentó a la delegación de Irak durante la inauguración de los juegos de Beijing 2008, algún comentarista dijo "Irak con su dignidad". Nada más fuera de lugar, cuando en el presente Irak ha sido víctima de los Estados Unidos, en el afán de robarle sus riquezas, entre ellas el petróleo y su identidad; ¿cuál dignidad del pueblo de Irak entonces?. En el medallero, seguramente que como es usual, Estados Unidos estará entre los máximos ganadores mientras que Irak, lo más probable es que no gane una sola medalla. Coincide la superioridad militar con la deportiva.
Otros dos actores: Rusia y Georgia. Georgia con una pequeña delegación de poco más de treinta atletas, ha dejado la competencia debido a la guerra con Rusia, una potencia militar muy superior a Georgia, y que en el medallero de Atenas 2004 también estuvo en la tabla de ganadores arriba de Georgia. No hay que olvidar que el mismo país anftrión está pasando sobre el Tibet.
Así, salvo un análisis más profundo, el medallero olímpico, más que ser el reflejo de un evento de hermandad entre los países, puede ser considerado como representativo de quien es quien en el orden de poder de unos sobre otros. Esto no es fortuito, ya que un país que no tiene resueltos sus problemas más básicos, dificilmente tendrá apoyo para hacer deporte.

No hay comentarios: